Notas

Estas aquí: Home / Archives / Category / Notas

Fuentes y adornos para embellecer y renovar el jardín

Categories:

CLARÍN, 4 de octubre de 2014 | Suplemento Countries

Maceteros, jardineras, cascadas, bancos, fuentes. Hay gran variedad de objetos para elegir y en distintos materiales: desde piedra tipo París hasta acero inoxidable.

Clarin-4-octubre-2014La época del año inclina cada vez más la balanza hacia el aire libre y los jardines renacen otra vez. Es el momento ideal para pensar en renovarlos.
Para los amantes de las opciones clásicas, nada mejor que el amplio portfolio de objetos diseñados en piedra París de la casa Armartineau, que lleva 90 años en Buenos Aires. Allí se fabrican frentes de chimeneas, ménsulas, maceteros, jardineras, fuentes de agua y bebe- deros de pájaros, sellos, bancos, escaleras, bordes de piletas, pedes- tales, pisos…

“Las piezas están hechas para durar toda una vida y sirven tanto para el exterior como el interior –explica Gastón Martineau (52), nieto del fundador de la firma, René Agustín–. Se les puede aplicar el proceso ‘antique-finish’, una pátina que simula un aspecto envejecido, pero el paso del tiempo en sí mismo les da otro tono”.
Los productos se hacen según moldes, pero se terminan a mano y también se trabaja a pedido de estudios de arquitectura y de deco- ración. Algo que se utiliza mucho, añade Gastón Martineau, son los pisos en piedra París, que en su textura más lisa van bien en interiores y en la más rugosa al aire libre. Se pueden usar como borde de pileta, ya si bien aumentan de temperatura, no ‘queman’ como otros materiales”. (el m2, $ 300). 

Paleta de colores

La piedra París (cal o cemento más arena y minerales molidos) es un material muy noble, pero sin gran variedad cromática. Si lo que se prefiere es un jardín más colorido y casual hay una gran oferta de adornos y accesorios. “Hay piezas en resina, o en cemento pero que imitan piedra, en plástico, en cerámica. Los tutores, por ejemplo, son muy vistosos y se pueden usar en todo el jardín”, dice Margarita Hisaki, del vivero homónimo, en Escobar.

Jonathan Kasbarián, técnico jardinero de Verde Profundo, afirma que en un jardín se pueden armar muchos escenarios: cascadas, estanques, macetas, piedras, raíces y en materiales tan diferentes como acero inoxidable, mármol, cemento revestido, cañas, piedras. “En el caso de las cascadas siempre hay un receptáculo que almacena el agua que recirculará gracias a una bomba que evita el derroche de líquido. Cuando se eligen los estanques, el agua queda quieta, pero se le puede dar movimiento con un motor. Ese rumor da sensación de paz y tranquilidad y tiene un efecto sedante”, dice Kasbarián.
Clarin-4-oct-2014-1Gastón Martineau, que al igual que su padre, René, es arquitecto, y explica que sus hijos no han definido si seguirán con la empresa familiar. “Mi abuelo, Agustín René Martineau, tenía 20 años y era marmolero, como mi bisabuelo. Viajó de París a Buenos Aires para traer un monumento y se quedó a vivir acá, donde estudió Bellas Ar- tes. Primero tuvo un local en Riobamba y Juncal, pero en 1928 se mudó aquí, donde todavía estamos”. “Aquí” es Soldado de la Independencia al 500, en Las Cañitas, donde las instalaciones de patio, planta baja y primer piso del taller y fábrica sirve de pulmón a todos los edificios de la manzana.

Gabriela Navarra
gnavarra@clarin.com

Galerías que se disfrutan todo el año

Categories:

CLARÍN, 9 de agosto de 2014 | Suplemento Decoración

Clarin-9-agosto-2014Los espacios intermedios que sirven de fuelle entre el parque y el interior de la casa se pueden aprovechar, más allá del clima, con cerramientos en vidrio, madera o lonas. Tips para ambientar un jardín de invierno. 

En muchos countries o casas de barrios privados existe un ambiente intermedio entre el interior y el exterior: las galerías. Una manera de integrarlas a la casa y darle uso todo el año es cerrarlas y ganar de esa forma un nuevo ambiente. Por ejemplo, un jardín de invierno.

“Debe estar pensado para garantizar un clima agradable cuando hace frío, pero también adecuarse al verano, evitando el efecto invernadero, esa trampa de calor”, ad- vierte Jorge Barroso, director del Departamento de Arquitectura de la Cámara de la Madera (Cadamda). En este sentido, la única opción no es el aire acondicionado: el arquitecto Claudio Modlin, titular de Gallery-Deck, señala las ventajas de los cerramientos vidriados sin perfiles verticales, que se abren de par en par. “Este sistema, de desarrollo totalmente argentino, integra el ambiente con el exterior y permite que una galería pueda usarse durante todo el año”. El vidrio templado de seguridad, de 10 mm de espesor, puede ser también el techo del nuevo ambiente.

“La idea –afirma Cecilia Romanella, paisajista y diseñadora integral de jardines–, es que cuando la temperatura sea agradable el ambiente pueda abrirse casi totalmente al aire libre”. Otra opción es utilizar toldos verticales, activados en forma manual o automática, “que pueden ser en lonas vinílicas, acrílicas, microperforadas o en lo- na cristal, transparente, para obtener amplias visuales del exterior”, añade Romanella.

Si la elección es madera, ¿cuál utilizar? La gente de Cadamda, en nombre de la sustentabilidad, dice que únicamente pino o eucaliptus de bosques certificados. “Si es pino –comenta Barroso–, para prolongar su uso hay que tratarlo con la- sures (recubrimiento de alta resistencia que penetra profundamente en la madera). Los eucaliptus tie- nen alta durabilidad, no requieren tratamiento”.

Jonathan Kasbarian, técnico jardinero de la firma Verde Profundo, dice que para convertir la galería en un jardín de invierno “se pueden usar elementos naturales como palos o cañas gruesas para pérgolas, y elegir las especies en función de la luz que haya en el lugar. Las cascadas o estanques suman mucho, porque armonizan la vista y su sonido produce un placer infinito”, asegura. Al suelo “es posible agregarle piedras o reemplazar parte por césped, integrándolo así con el parque”.

Clarin-9-agosto-2014-1Las plantas se pueden colocar en macetas, siempre respetando la circulación y las visuales –agrega Cecilia Romanella–. Las variedades colgantes son muy decorativas: petunias, lobelias, hiedras, helechos, malvones, geranios. También se puede pensar en una parrilla o un fogón, todo depende de la decoración de la casa, y en ese sentido se elegirá mobiliario e iluminación”. Daniel Lassalle, gerente comercial de Cadamda, añade que un jardín de invierno en madera estándar puede costar entre 15.000 y $ 20.000. “Luego, hay que consi- derar extras: aberturas, calefacción, toldos, refrigeración, muebles, ilu- minación. Pero es una inversión que mejora la calidad de vida y au- menta el valor de lo construido”.

Por Gabriela Navarra

Para impacientes, jardines armados en poco tiempo

Categories:

CLARÍN, 10 de diciembre de 2011 | Suplemento Countries

La compra de arboles ya crecidos y listos para plantar es hoy una nueva tendencia, entre los favoritos, los sauces se buscan para incorporar cerca de las lagunas; los álamos a las  casuarinas , para disminuir la incidencia del viento. y para quienes priorizan la floración, magnolias, jacarandá o palos borrachos.

Clarin-10-diciembre-2011TIPS DECO:

  • Aplicar productos “anti- shock” tras plantarlos, para evitar la caída de hojas.
  • No romper el terrón de tierra que tienen las raíces del árbol porque se las puede debilitar.
  • Hacer el tutorado (palo que lo sujeta) adecuado a cada especie, para que el viento no las mueva.

La necesidad de tener el jardín armado lo antes posible im- pulsó una nueva propuesta que cada vez gana más adeptos: la compra de árboles crecidos que los viveros plantan a domicilio. Jonathan Kasbarian, de Verde Profundo, explica que esto se da en general con especies de crecimiento lento o cuando se buscan árboles con fruto y no se quiere esperar para poder aprovecharlos: “También cuando se desea lograr rápido el objetivo de la especie a plantar (que provea sombra o que otorgue privacidad)”, explica.

Los ejemplares de gran porte cuestan entre $ 1.000 y $ 5.000. Se recomienda ubicarlos en lugares espaciosos. La lista de variedades es muy grande, pero algunas de las especies más utilizadas son:

•Frutales: limonero, mandarino, naranjo, ciruelo, duraznero, guindo. En este caso se los compra crecidos no solo para consumir el fruto, sino también para disfrutar del color que aportan al jardín.

•Palmeras: Cycas, Cordylines, Pindo, Phoenix, Washingtonia. Se utilizan muchas veces cerca de fuentes de agua -como pueden ser piletas-, por el estilo que aportan.

•Arboles: Acer, Liquidámbar, Gingko, Alamos, Sauce, Jacarandá, Eugenia. Se pueden elegir para reparo del viento, dar sombra, o por el atractivo aspecto que provee la flor como es el caso del Jacarandá.

Gladys Hlavka, ingeniera agrónoma y paisajista, detalla que este trabajo sólo se recomienda si se hace en la época apropiada: “A las palmeras conviene trasplantarlas en el verano. En cambio, los árboles caducos en invierno, cuando no tienen follaje. Y los perennes también se trasplantan en esta época”, explica Hlavka.

Clarin-10-diciembre-2011-1¿Lo que no puede faltar al realizar el trasplante? Colocar un enraizante para estimular el crecimiento de raicillas y pelos absorbentes (que son los que permitirán que la planta se nutra rápidamente en su nuevo lugar).

Además, la fertilización y el riego con frecuencia son los cuidados básicos posteriores: “de todas formas, no siempre los grandes ejemplares responden activamente al trasplante. Por eso hay que asesorarse bien en las condiciones en que van a ser plantados, lugar apropiado, régimen solar e hídrico. Y fundamental el vivero proveedor”, concluye el paisajista Federico Rocha.

Por María Paz Berri.