ago 9, 2014

Estas aquí: Home / 9 ago 2014

Galerías que se disfrutan todo el año

Categories:

CLARÍN, 9 de agosto de 2014 | Suplemento Decoración

Clarin-9-agosto-2014Los espacios intermedios que sirven de fuelle entre el parque y el interior de la casa se pueden aprovechar, más allá del clima, con cerramientos en vidrio, madera o lonas. Tips para ambientar un jardín de invierno. 

En muchos countries o casas de barrios privados existe un ambiente intermedio entre el interior y el exterior: las galerías. Una manera de integrarlas a la casa y darle uso todo el año es cerrarlas y ganar de esa forma un nuevo ambiente. Por ejemplo, un jardín de invierno.

“Debe estar pensado para garantizar un clima agradable cuando hace frío, pero también adecuarse al verano, evitando el efecto invernadero, esa trampa de calor”, ad- vierte Jorge Barroso, director del Departamento de Arquitectura de la Cámara de la Madera (Cadamda). En este sentido, la única opción no es el aire acondicionado: el arquitecto Claudio Modlin, titular de Gallery-Deck, señala las ventajas de los cerramientos vidriados sin perfiles verticales, que se abren de par en par. “Este sistema, de desarrollo totalmente argentino, integra el ambiente con el exterior y permite que una galería pueda usarse durante todo el año”. El vidrio templado de seguridad, de 10 mm de espesor, puede ser también el techo del nuevo ambiente.

“La idea –afirma Cecilia Romanella, paisajista y diseñadora integral de jardines–, es que cuando la temperatura sea agradable el ambiente pueda abrirse casi totalmente al aire libre”. Otra opción es utilizar toldos verticales, activados en forma manual o automática, “que pueden ser en lonas vinílicas, acrílicas, microperforadas o en lo- na cristal, transparente, para obtener amplias visuales del exterior”, añade Romanella.

Si la elección es madera, ¿cuál utilizar? La gente de Cadamda, en nombre de la sustentabilidad, dice que únicamente pino o eucaliptus de bosques certificados. “Si es pino –comenta Barroso–, para prolongar su uso hay que tratarlo con la- sures (recubrimiento de alta resistencia que penetra profundamente en la madera). Los eucaliptus tie- nen alta durabilidad, no requieren tratamiento”.

Jonathan Kasbarian, técnico jardinero de la firma Verde Profundo, dice que para convertir la galería en un jardín de invierno “se pueden usar elementos naturales como palos o cañas gruesas para pérgolas, y elegir las especies en función de la luz que haya en el lugar. Las cascadas o estanques suman mucho, porque armonizan la vista y su sonido produce un placer infinito”, asegura. Al suelo “es posible agregarle piedras o reemplazar parte por césped, integrándolo así con el parque”.

Clarin-9-agosto-2014-1Las plantas se pueden colocar en macetas, siempre respetando la circulación y las visuales –agrega Cecilia Romanella–. Las variedades colgantes son muy decorativas: petunias, lobelias, hiedras, helechos, malvones, geranios. También se puede pensar en una parrilla o un fogón, todo depende de la decoración de la casa, y en ese sentido se elegirá mobiliario e iluminación”. Daniel Lassalle, gerente comercial de Cadamda, añade que un jardín de invierno en madera estándar puede costar entre 15.000 y $ 20.000. “Luego, hay que consi- derar extras: aberturas, calefacción, toldos, refrigeración, muebles, ilu- minación. Pero es una inversión que mejora la calidad de vida y au- menta el valor de lo construido”.

Por Gabriela Navarra